miércoles, 23 de diciembre de 2009

A VECES

A veces, el velo de la muerte viene a visitarme
y, a menudo, llega de tus labios,
como el aire..., difícil frenar su abrazo.

A veces, ignoras que las cortinas cubren la herida
y, a menudo, lanzas puñales seguro,
como el mago..., de no acertar en la piel.

A veces, estoy hasta los cojones de los cuerdos
y prefiero escuchar a los esquizofrénicos,
al menos, ellos, en realidad..., viven sus sueños.

El resto, sólo muere... tras el espejo.

3 comentarios:

Dana Andrews dijo...

Es muy bueno escuchar a los que se alejan de la cordura porque llegan a sitios donde los cuerdos ni siquiera imaginan entrar. Muy bueno. Felices fiestas.

PHAROS dijo...

A veces, estoy hasta los cojones de los cuerdos,
y prefiero escuchar a los esquizofrénicos,
al menos, ellos en realidad, viven sus sueños

Si me permites de puta madre, ajajajaj

besos princesa

Doberka dijo...

Muchas gracias, Dana. Lo mismo digo:Felices Fiestas para todos.

También para ti, Mapi. Aunque he cambiado el final del poema, también me gustaba así.

Besos para los dos.